¿Puedo solicitar un anticipo de la nómina a mitad de mes?

¿Puede un trabajador solicitar un anticipo de la nómina a cuenta del trabajo realizado antes de que llegue el día señalado para el pago? ¿Puede ser una petición recurrente? ¿De qué forma debe documentarse para evitar cualquier tipo de incidencia posterior? ¿Qué dice la normativa al respecto?

Sin duda, se trata de una cuestión que muchos empleados han podido plantearse a lo largo de su vida laboral. Con el fin de dar respuesta a estas y otras preguntas relacionadas, Pilar Cascón, Socia de Estudio Jurídico Almagro, analiza esta problemática en El Correo.

¿Es posible cobrar la nómina por adelantado?

El derecho de los trabajadores a recibir anticipos a cuenta del trabajo realizado antes de que llegue el día señalado para el pago está reconocido en el artículo 29 del Estatuto de los Trabajadores. No obstante, como señala Cascón, solo es posible cobrar sobre el trabajo ya realizado «y solo alcanza a las percepciones de vencimiento mensual. Es decir, no podemos incluir en el cálculo el importe correspondiente a las pagas extraordinarias».

«Aquí es donde los convenios pueden introducir particularidades, como mejoras para permitir, por ejemplo, que el día 15 cobremos el 90% del total de la mensualidad o, por el contrario, limitar el adelanto al 50% del salario devengado hasta el momento, continúa».

Cuestionada por la recurrencia de este tipo de solicitud por parte del trabajador, nuestra compañera recuerda que «en la teoría no hay un límite en cuanto a las veces que podemos pedir un anticipo, pero es algo también que puede venir matizado en el convenio para proteger la tesorería de la empresa, ya que conceder adelantos puede comprometer otros compromisos de pago. Y es que una cosa es que el personal tenga derecho a solicitar un adelanto y otra, que el negocio tenga liquidez para hacerlo efectivo. Por eso en algunos convenios sí se ve, por ejemplo, que un mismo trabajador no puede utilizar este recurso más de tres veces al año».

La relevancia de documentar el anticipo

Para Cascón, es esencial que quede reflejado en la nómina tanto la concesión del anticipo como su compensación, con el fin de evitar eventuales complicaciones tributarias, «pues podría interpretarse como un salario en especie sujeto a IRPF». Para esquivar este tipo de incidencias, es conveniente que «quede detalladamente expresado en un documento por escrito y con la recepción de la empresa (sellado), tanto de la solicitud del anticipo como su aceptación, y de los términos en que se vaya a compensar o reintegrar, en su caso».

Finalmente, la socia de Estudio Jurídico Almagro recuerda que, en consultas recientes, la Dirección General de Tributos «menciona que para que los anticipos no se consideren rentas en especie deben corresponderse con trabajos ya realizados y habrán de reintegrarse o compensarse en la fecha en que hubiese correspondido su pago».

Si lo desea, puede consultar este contenido íntegro en los siguientes enlaces:

Estudio Jurídico Almagro